Aprende Linux: ¿Diferencias entre Paquetes SNAPS y Paquetes DEB?

Hace siglos y siglos que tenía pensado de hablar sobre los Paquetes tradicionales y los Snapcraft. Los paquetes de Linux tradicionales tienen ventajas y desventajas y los Snaps tienen ventajas y desventajas.
Vamos a ver la diferencia entre estos dos tipos de paquetes.

Publicado el 4 de septiembre del 2020 a las 7:25 PM · 0 comentarios · 534 visitas

Hace siglos y siglos que tenía pensado de hablar sobre los Paquetes tradicionales y los Snapcraft. Los paquetes de Linux tradicionales tienen ventajas y desventajas y los Snaps tienen ventajas y desventajas.
Vamos a ver la diferencia entre estos dos tipos de paquetes.

Paquetes Tradicionales

Seguramente ya sabes que son los paquetes en Linux: En Linux, cuando instalas un programa a través de un paquete, este paquete suele requerir de unas dependencias. Estas dependencias son otros paquetes que contienen los componentes de esa aplicación.

¿Y porque el programa y los componentes están separados y no vienen en el mismo paquete? Esos componentes que utiliza ese programa pueden ser utilizados por otro programa, de esta manera, cuando instalas varios programas que utilizan los mismos componentes, evitas estar instalando los mimos componentes una y otra vez.

Así ahorras espacio en disco y uso de memoria RAM.

Pongamos un ejemplo: Imagínate que instalas GIMP, un editor muy famoso para manipular imágenes. Al descargar el paquete de ese programa, se te descarga e instala otro llamado “libanana2”. Un componente que necesita GIMP para poder funcionar.

Acto seguido decides instalar, por ejemplo, Audacity. Un editor de audio. Audacity también necesita el componente que he mencionado antes: “libanana2” para funcionar, al descargar el paquete de Audacity, sólo se descargará e instalará este.

Porque el componente que necesita para instalar (libanana2) ya fue instalado anteriormente cuando instalaste GIMP.

Esto no solamente es positivo porque ahorras espacio en disco, también ahorras ancho de banda, porque básicamente sólo descargas lo que realmente necesitas. Esta sería una de las ventajas de los paquetes tradicionales.

Vamos a ver cuál es el problema de esto: ¡Las dependencias!

El sistema de paquetes es un ecosistema que suele funcionar muy bien, unos paquetes dependen de otros y estos otros dependen de otros. Es como un árbol con ramas, unas ramas llevan a otras. Imagínate que una de esas ramas se rompe….

Esto suele ocurrir si, por ejemplo, instalas OpenShot, un editor de vídeo para Linux y este editor necesita un componente llamado “libanana1” (en lugar de 2 es 1).

¡Sorpresa! Tu distribución no incluye ese paquete.

Y como es una dependencia de OpenShot, no puedes instalar OpenShot. Entonces instalas “libanana1” manualmente y lo que hace es entrar en conflicto con “libanana2”. Entonces se te rompe GIMP y Audacity porque necesitan la versión 2 y no la 3.

Total, hay programas que te dejan de funcionar y el sistema de paquetes se te ha roto.

Esto era un ejemplo que me acabo de inventar.

Los Snaps

¿Y que pasa con los paquetes Snaps? Los paquetes Snaps es exactamente lo contrario que los paquetes tradicionales.

Cuando instalas un Snap, por ejemplo, VLC. Un reproductor multimedia para Linux. El paquete snap contiene la aplicación y todos los componentes que necesita esa aplicación para funcionar.

No. No hay dependencias, si es lo que estabas pensando, es como si el paquete Snap fuese un instalador portable de esa aplicación. Bueno, de hecho, lo es.

Por tanto, no puede haber conflicto de dependencias, ni tampoco se puede romper el ecosistema de snaps.

Aunque hay otra ventaja, como los Snaps son instaladores portables, puedes almacenar los Snaps de tus programas favoritos en una unidad USB. Y luego instalar esos programas en un PC sin internet.

¡Ah! Eso no lo habías pensado. ¿Verdad?

¿Y cuál es el problema de todo esto? Bastante estaba tardando yo en comentar su principal desventaja…

Los Snaps ocupan más espacio en disco que los paquetes tradicionales, básicamente porque instalas la aplicación juntamente con todos sus componentes.

De igual que ya estuviesen instalados en tu sistema.

Los instala otra vez, duplicandolos. Al final acabas teniendo el mismo componente instalado tropecientas veces repetidas en el mismo ordenador.

¿Te gusta mi contenido? ¡A mi sí! Si a ti también, puedes seguirme en este blog. ¡Así no te perderás ninguna entrada !

Al suscribirte a mi newsletter, aceptas la política de privacidad de este sitio web.