Mi opinión y desagradable experiencia con Nvidia (Controlador gráfico) en Linux

Mi opinión y desagradable experiencia con Nvidia (Controlador gráfico) en Linux

GNU/Linux está mejorando muchísimo, gracias a los aportes de la comunidad, y eso hace que Linux cada vez sea más sencillo y fácil de utilizar, pero, por otra parte, que Nvidia no ofrezca un controlador libre o la suficente documentación como para desarrollar uno que sea capaz de utilizar todo el potencial de estas tarjetas gráficas, lo único que consigue es que Linux no sea tan favorable para un usuario novato o recién llegado a Linux, a parte de producirse incompatibilidades o deficiencias gráficas.

Mi opinión y desagradable experiencia con Nvidia (Controlador gráfico) en Linux

Publicado el 17 de septiembre del 2019 a las 8:20 PM · 4 comentarios · 77 visitas

Como seguramente ya sabrás, o no, en Linux tenemos Mesa. Mesa es un componente muy importante para GNU/Linux ya que, juntamente con los controladores gráficos, este es un conjunto de software que se encarga de procesar los gráficos avanzados.

Así como gráficos de ciertos programas, juegos o incluso los gráficos del propio escritorio.

El problema de Nvidia y Mesa

¿Cuál es el problema de Nvidia?

El problema que hay actualmente, y desde hace mucho tiempo entre Nvidia y Mesa es que cuando instalamos el Controlador Privativo de Nvidia en Linux, este lo que hace es imponerse sobre Mesa.

Haciendo que Mesa deje de funcionar correctamente y que quede como algo totalmente infuncional.

Si mi PC tiene una tarjeta gráfica de Nvidia y le instalo su controlador, lo lógico es pensar que esto es muy positivo para mi sistema. Ya que así podría utilizar todo el potencial de mi tarjeta gráfica. ¡Pues no!

Las posibles incompatibilidades

Que dicho controlador privativo deje totalmente infuncional a Mesa, provoca que haya ciertas incompatibilidades visuales en GNU/Linux.

Sí que es cierto que al instalar y utilizar el controlador privativo de Nvidia, tu tarjeta gráfica podrá utilizar todo su potencial, pero en contra, se presentan ciertas incompatibilidades al renderizar ciertos gráficos.

Pero, ¿Por qué ocurre esto?

La primera, como he comentado, es que Mesa, el stack o conjunto de software que se encarga de procesar los gráficos en GNU/Linux queda deshabilitado.

Es decir, estaríamos cambiando una solución o un software libre y open source, de código abierto, por uno de código cerrado.

La incompatibilidad se produce, no porque Mesa esté deshabilitada, sino porque estaríamos utilizando el stack privativo de Nvidia, que es de código cerrado, eso significa que dicho controlador es desconocido (es un mundo oscuro y misterioso).

Y, de hecho, lo único que la comunidad conoce acerca de él, es lo que figura en la documentación ofrecida por Nvidia. Por eso mismo, puede haber implementaciones de X Server, o de Wayland, o incluso de cualquier otra API o software de GNU/Linux que presenta incompatibilidades con dicho controlador privativo.

Mi Experiencia Personal

Una grabación mía dónde se puede ver el «parpadeo»

Yo, personalmente suelo tener problemas, ya que actualmente utilizo una tarjeta gráfica Nvidia y, además, tengo el controlador privativo instalado, y el fallo más frecuente que se me suele presentar es al grabar la pantalla en KDE Plamsa (concretamente con OBS Studio).

Al iniciar la grabación, y a su vez, al mover ventanas, algunos elementos del escritorio empiezan a parpadear sin motivo aparente. Esto, con el controlador libre, Nouveau, no ocurre. Viendo opiniones y buscando en internet, me he encontrado con otros usuarios que también tienen el mismo problema, pero como dato curioso, decir que esto solo les ocurre a los que utilizan escritorios diferentes a Gnome 3 🤔

Esto también ocurre en algunos juegos, en los cuales, en ciertos momentos, la pantalla parpadea.

Ejemplo del «parpadeo» en un juego

Hay usuarios que también han experimentado problemas al reanudar el equipo después de suspender. Donde se aprecian fallos como, por ejemplo, elementos del escritorio no mostrando correctamente la etiqueta de los elementos.

Mi Opinión Personal

Para evitar este tipo de “problemas”, los usuarios, normalmente, tienen que buscar en foros posibles soluciones. Soluciones que a veces funcionan y otras dejan de funcionar el actualizar, ya sea el kernel o el propio controlador privativo.

¡Y sí! Normalmente, para poder aplicar este tipo de soluciones, hay que editar archivos de configuración, archivos del sistema, muy delicados. Y, por tanto, es recomendable que el usuario tenga bastantes conocimientos.

Los usuarios de GNU/Linux, lo que quieren es poder utilizar todo el potencial de su tarjeta gráfica, y cuando el controlador privativo podría ser una manera de poderlo hacer, lo que consigue, es complicarse la vida.

GNU/Linux está mejorando muchísimo, gracias a los aportes de la comunidad, y eso hace que Linux cada vez sea más sencillo y fácil de utilizar, pero, por otra parte, que Nvidia haga lo que he comentado en este artículo, lo único que consigue es que Linux no sea tan favorable para un usuario novato o recién llegado a Linux.

Piensa que Linux puede ser muy sencillo, muy fácil de utilizar, pero si un usuario novato instala Linux, y decide instalar el controlador privativo de Nvidia y se le presentan inconvenientes y fallos con los gráficos. ¿Qué va a pensar ese usuario?

Su experiencia podría volverse totalmente desagradable. Incluso podría desinstalar Linux y pensar que es un mal sistema.